TIPOS DE EXCEDENCIAS




Cuando un trabajador necesita abandonar su puesto de trabajo de forma temporal tiene derecho a solicitar una excedencia voluntaria. Si bien es cierto que dicho trabajador tendrá prioridad en un posterior proceso de selección que se lleve a cabo en la empresa, no tiene garantizada su readmisión. Esto no es aplicable en el caso de los funcionarios con plaza en propiedad, donde el empleado siempre deberá ser readmitido, aunque no se le guarda el puesto de trabajo (sólo se le guarda durante el primer año, 15 meses en caso de familia numerosa normal y 18 meses en caso de familia numerosa especial) y puede ser destinado a otro servicio, incluso otra ubicación dentro de la zona geográfica que su plaza tenga asignada.

Hay muchos motivos por los que una persona puede verse en la situación de tener que solicitar una excedencia laboral. Imaginemos un empleado en una empresa que quiere montar una empresa. En ese caso podrá abandonar temporalmente su actividad en la empresa en la que trabajaba, sin el riesgo de quedarse fuera del mercado laboral en el caso hipotético de que su proyecto empresarial no llegue a buen término. A este tipo de excedencia se le denomina por interés particular, y no computa a efectos de antigüedad, prestaciones sociales, o cotizaciones a la Seguridad Social.

Excedencia por cuidado de un familiar

Otro motivo podría ser el empeoramiento del estado de salud de un familiar, que precise de una atención continuada y de larga duración. En ese caso se solicitará una excedencia por cuidados familiares. O quizás quiera dedicarse de forma intensiva al aprendizaje de un nuevo idioma, yéndose a vivir a un país extranjero. A veces, se puede pedir la excedencia porque se pretende estudiar una nueva carrera universitaria, o hacer un máster; en definitiva, un proyecto formativo que exija una dedicación imposible de compaginar con el trabajo que se estaba realizando.



La duración de una excedencia voluntaria oscila entre cuatro meses y cinco años. El trabajador deberá haber cumplido al menos un año desde que firmó el contrato y, en el caso de que quisiera solicitar una segunda excedencia deberían transcurrir al menos cuatro años desde que se hubiera reincorporado al trabajo tras la primera excedencia.

La excedencia por cuidados familiares tiene una doble variante:

  1. Por cuidado de hijos naturales, en régimen de acogida, o adopción. Cada uno de los hijos da derecho a disfrutar de un máximo de tres años para cada hijo. Computa a efectos de antigüedad, cotizaciones, y se mantiene el derecho a participar en actividades de formación organizadas por la empresa, como puedan ser cursos.
  2. Por cuidado de un familiar de hasta el segundo grado de consanguinidad (padres, hijos, hermanos, abuelos y nietos). Dicho familiar debe ser dependiente y no estar realizando ningún trabajo remunerado. En este caso se puede conceder una excedencia de hasta dos años, que se podrán utilizar de forma fraccionada. En este caso se computa la antigüedad y se tiene derecho a formación que organice la empresa.
cuidado de hijos

En el supuesto de que dos trabajadores de la misma empresa soliciten la excedencia para cuidar a la misma persona (por ejemplo: dos hermanos trabajan en la misma empresa y solicitan la excedencia para cuidar a un familiar con enfermedad de Alzheimer). En este caso podrían alternar la excedencia, siempre que el empresario no alegue que por causa de estar en excedencia se genera una problemática dentro de la empresa, que se resiente por ello, lo cual permitiría al empresario limitar el derecho a la excedencia de los dos trabajadores de forma simultánea.



A efectos de antigüedad laboral, el tiempo de estos dos tipos de excedencia computa igual que si se estuviera trabajando. La empresa está obligada a informar al trabajador en excedencia de la convocatoria de actividades de formación, ya que dicho trabajador podría estar interesado en asistir a dichas actividades para continuar vinculado a la empresa y su actividad, y no querer quedarse desactualizado en su formación. Tiene por tanto derecho a participar en cualquier actividad formativa que se convoque desde la empresa que la ha concedido la excedencia.

Excedencia forzosa

Imaginemos un trabajador que ha sido elegido alcalde de una localidad, tarea que le imposibilita compaginar con su trabajo en la empresa. Es el caso frecuente de personas que han sido elegidas para desempeñar un cargo público. La empresa está obligada a conceder la excedencia que, por supuesto, computará a efectos de antigüedad laboral.

Si posteriormente se interrumpen sus actividades como cargo público, el trabajador solicitará el reingreso en la empresa con una antelación superior a un mes. En caso de no solicitar el reingreso, la empresa en la que trabajaba con anterioridad podría negarse a readmitirlo.

Excedencia pactada

Existe también un tipo de excedencia denominada pactada, que se firma de mutuo acuerdo entre el empresario y el trabajador. En este tipo de excedencia no se computa a efectos de cotizaciones. El resto de condiciones dependerá del acuerdo firmado entre ambas partes.



Existen particularidades referentes al derecho a la excedencia que podrían derivarse de la aplicación de determinados convenios colectivos que afecten a la empresa. El trabajador procurará informarse exhaustivamente de dichos términos, que podrían significar mejoras en los plazos y condiciones de la excedencia solicitada.

La excedencia según el Estatuto de los Trabajadores

Artículo 46.Estatuto de los trabajadores. Excedencias.

  • 1. La excedencia podrá ser voluntaria o forzosa. La forzosa, que dará derecho a la conservación del puesto y al cómputo de la antigüedad de su vigencia, se concederá por la designación o elección para un cargo público que imposibilite la asistencia al trabajo. El reingreso deberá ser solicitado dentro del mes siguiente al cese en el cargo público.
  • 2. El trabajador con al menos una antigüedad en la empresa de un año tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria por un plazo no menor a cuatro meses y no mayor a cinco años. Este derecho sólo podrá ser ejercitado otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia.
  • 3. Los trabajadores tendrán derecho a un período de excedencia de duración no superior a tres años para atender al cuidado de cada hijo, tanto cuando lo sea por naturaleza, como por adopción, o en los supuestos de acogimiento, tanto permanente como preadoptivo, aunque éstos sean provisionales, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa.
  • También tendrán derecho a un período de excedencia, de duración no superior a dos años, salvo que se establezca una duración mayor por negociación colectiva, los trabajadores para atender al cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo, y no desempeñe actividad retribuida.
  • La excedencia contemplada en el presente apartado, cuyo periodo de duración podrá disfrutarse de forma fraccionada, constituye un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.
  • Cuando un nuevo sujeto causante diera derecho a un nuevo periodo de excedencia, el inicio de la misma dará fin al que, en su caso, se viniera disfrutando.

El período en que el trabajador permanezca en situación de excedencia conforme a lo establecido en este artículo será computable a efectos de antigüedad y el trabajador tendrá derecho a la asistencia a cursos de formación profesional, a cuya participación deberá ser convocado por el empresario, especialmente con ocasión de su reincorporación. Durante el primer año tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo. Transcurrido dicho plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

  • No obstante, cuando el trabajador forme parte de una familia que tenga reconocida oficialmente la condición de familia numerosa, la reserva de su puesto de trabajo se extenderá hasta un máximo de 15 meses cuando se trate de una familia numerosa de categoría general, y hasta un máximo de 18 meses si se trata de categoría especial.
  • 4. Asimismo podrán solicitar su paso a la situación de excedencia en la empresa los trabajadores que ejerzan funciones sindicales de ámbito provincial o superior mientras dure el ejercicio de su cargo representativo.
  • 5. El trabajador excedente conserva sólo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa.
  • 6. La situación de excedencia podrá extenderse a otros supuestos colectivamente acordados, con el régimen y los efectos que allí se prevean.




DMCA.com Protection Status

TIPOS DE EXCEDENCIAS
5 (100%) 1 vote